Hotel Villa de Cretas

Via verde val de zafán

Via verde val de zafán

Via verde val de zafán

La vía verde de la Val de Zafán recorre los solitarios pueblos de esta zona del Bajo Aragón junto a extensos campos de olivos, viñedos y frondosos bosques de pinos, en un recorrido donde destaca el largo viaducto que cruza el río Matarraña. La vía verde no tiene dificultades, el desnivel es poco pronunciado, pero el recorrido de ida y vuelta puede hacerse bastante largo para los no habituados a ir en bicicleta. La llegada al viaducto del Matarraña, de 275 metros de longitud y proeza de la ingeniería de la época, marca la mitad natural del camino que llega con comodidad y ligera subida hasta Valdealgorfa. En 2009 el túnel para llegar a la población se ha cerrado por desprendimientos, hay que hacer una pequeña vuelta por carretera. Sin embargo esta vuelta, un poco más dura que el trazado original, nos permitirá visitar las balsas de Valdealgorfa, que de origen medieval, se crearon para hacer frente a los meses de sequía.

El trazado del ferrocarril es aprovechado actualmente como vía verde entre Aragón y Cataluña. Se divide en distintos tramos: al que discurre por el Bajo Aragón se le une el tramo de la comarca del Matarraña enlazando con los 46 km de la Vía verde de la Tierra Alta y de la vía verde de la comarca del Bajo Ebro. No obstante, está prevista la adaptación del histórico puente del ferrocarril de Tortosa (siglo XIX), entre 2009 y 2010, así como la prolongación de la vía hasta el parque natural del Delta del Ebro. Quedará así unido el parque natural de los Puertos de Tortosa-Beceite con la desembocadura del Ebro.

El recorrido (110 km): Alcañiz – Valdealgorfa (túnel de 2.136 m) -Valjunquera/Valljunquera – Valdeltormo/la Vall del Tormo – Estación de Arnes y Lledó/Lledó d’Algars – Horta de Sant Joan – Bot – Prat de Compte – La Fontcalda – Estación de Pinell de Bray – Benifallet – Estación de Cherta – Aldover – Roquetes y Tortosa.

Historia:

El Ferrocarril de Val de Zafán formó parte de un proyecto que nunca fue completado. Los primeros proyectos de un ferrocarril entre el puerto de San Carlos de la Rápita con el Val de Zafán, en La Puebla de Híjar, en Teruel, son de 1863. La idea de este ferrocarril partió, al parecer, de unas circunstancias singulares. Se dice que los militares barajaban la posibilidad de una invasión procedente del otro lado de los Pirineos. En tal caso, la siguiente barrera natural la formaba el valle del río Ebro. Un ferrocarril construido en la orilla derecha de dicho río serviría para abastecer a este eventual frente bélico. El inicio de las obras se prolongó durante años hasta que, en 1891, la Compañía del Ferrocarril del Val de Zafán comenzó las obras de explanación. El primer tramo, de 32 km, entre La Puebla de Híjar y Alcañiz, se inauguró en 1895. La prolongación de la línea hasta Tortosa no se logró hasta 1942, siendo adjudicada desde el principio su explotación a Renfe. Tuvo que ser la Guerra Civil la triste circunstancia que propiciara la realización de este tramo, contienda en la que la línea jugó un importante papel logístico durante la Batalla del Ebro. Por otro lado, gran parte de los obreros que ejecutaron la última fase de las obras de este ferrocarril fueron los propios prisioneros republicanos.

Este ferrocarril, conocido en la zona como el Sarmentero (ya que atravesaba una tierra de sembrada de viñedos), tuvo una lánguida existencia durante su corta vida: apenas 31 años. En todo este tiempo no llegó a concluirse el último tramo, entre Tortosa y Sant Carles de la Rápita, a pesar de estar construida toda la explanación. El hundimiento de un túnel en 1971 entre las estaciones de Pinell de Bray y Prat de Compte sirvió como excusa para el cierre definitivo de este ferrocarril por parte de la administración, que se hizo efectivo en septiembre de 1973, a pesar de los sucesivos intentos para su mantenimiento.

Pinterest