Hotel Villa de Cretas

Entorno

Entorno

Entorno y Monumentos

Iglesia de la Asunción

El edificio que mejor define el perfil de Cretas, es sin duda su impresionante iglesia manierista dedicada a la asunción de Nuestra señora. Si bien, la parroquia a la que pertenece esta bajo la advocación de San Juan Bautista, hecho que a menudo provoca confusiones en su nomenclatura.

Se levanta en el siglo XVI, tomando el relevo de un templo anterior construido probablemente en el siglo XIII. Para levantarla se rompió el trazado de la antigua muralla y se ocupó el lugar de uno de los antiguos portales, siendo el maestro constructor Sebastian Deixado, que firma únicamente como “xado”. La iconografía de su portada es muy interesante. Sobre la puerta se representan las figuras de San Pedro y San Pablo ambas enmarcadas en círculos. Sobre ellas un friso con bajorrelieves representando la pasión y la muerte de Jesús. En el primer frontón sobre las cinco hornacinas, hoy vacías, se representa a Dios como padre eterno y un poco más arriba en el frontón superior, un nuevo relieve representando la coronación de la virgen por la trinidad. Durante la guerra civil sufrió un considerable expolio perdiendo gran parte de su decoración interior recuperándolo lentamente en los años posteriores hasta 1983 cuando la iglesia de la asunción es declarada bien de interés cultural. Su sólida construcción original y las numerosas restauraciones han conseguido que hoy en día la iglesia de Cretas siga siendo considerada la más impresionante de las construcciones Cretenses.

[two_third]

Carrer Major de la villa

Si estamos en la calle mayor, podemos decir que estamos en el mismo corazón de Cretas, ya que se trata de una de las calles más antiguas y con mayor importancia histórica de la vila. Entramos a ella pasando bajo el arco que se abre en la llamada casa Sapera. Se trata de una antigua casa familiar construida probablemente en el siglo XV, asociada a la familia Sapera cuyo miembro más ilustre fue el obispo Francisco Climent, también llamado obispo Sapera. Haciendo esquina con la casa y aunque no esta propiamente en la calle mayor, no podemos dejar de mencionar la calle de la orden de Calatrava, conocida popularmente como la calle de la carnicería, ya que al parecer era el lugar donde el señor autorizaba las matanzas de los animales. Posee hermosas ventanas góticas y en el número 7, encontramos en la fachada una figura esculpida representando un soldado, posiblemente de la época napoleónica o carlista. Desde la casa Sapera hasta la plaza mayor, el trazado de Cretas sigue una estructura que bien podría tener un origen en la dominación musulmana, con una calle central de la que se derivan otras más estrechas y originalmente sin salida. Entre ellas: la calle Serrano Aparicio, que desembocaba en la antigua muralla y que popularmente se conoce como calle de la taleca por su particular forma de estrecharse; y la calle San Roque, que nos conduce hasta la capilla – portal dedicada a este santo.[/two_third]

[one_third]

La casa Turull

La casa Turull recibe su nombre de esta ilustre y antigua familia cuyos miembros formaron parte de la vida social de Cretas en los siglos XVII y XVIII. Su fama les llego por ser constructores de órganos para iglesias, siendo responsables desde su taller en Cretas y a lo largo de varias generaciones, de los órganos de Vilafranca, Tarazona, Zurita, y una larga lista entre los que destaca especialmente el de la iglesia de morella. Por lo que respecta a la arquitectura de Cretas los Turull fueron directamente responsables de la construcción de ocho de los más relevantes edificios de la población entre ellos, la casa huesa, la casa de Alfonso celma y por supuesta la gran casa señorial que nos ocupa, fechada en 1746 y con un esplendido balcón de mensulas decoradas con forma de cabezas. Tampoco podemos pasar por alto, la aportación de Felicisimo Turull a la hora de levantar la capilla de San Antonio de Padua, situada en esta misma calle en agradecimiento al santo por no haber sufrido percances durante la construcción de los edificios mencionados.

[/one_third]

Plaza Mayor

Plaza Mayor.  (Al fondo la Casa de la Villa/Vila).

El centro neurálgico de la vida social en Cretas ha sido y es sin duda la plaza mayor, un auténtico crisol de la historia del municipio y su punto de reunión más destacado. Lo más característico de la plaza es su magnifica columna central, originaria de 1584 y construida probablemente para un futuro edificio consistorial del que Cretas carecía en aquel momento por pertenecer administrativamente a Alcañiz. Dicha columna no estuvo siempre en la plaza, hasta bien entrado el siglo veinte estaba más allá de las murallas de la población, cerca de la capilla de San Roque. Sobre ella, el antiguo escudo de la población, con los signos que nos hablan de su larga historia. La cruz de la orden de Calatrava, fundadores cristianos de Cretas y señores de la misma hasta el siglo XV. El cordero pascual, símbolo eclesiástico posiblemente asociado al periodo de señorío del obispado de Tortosa, así como de las barras aragonesas que nos recuerdan su título de Vila real. En cuanto al escudo moderno tiene la misma simbología, pero la colocación es distinta, y pasa de ser circular a cuadrado. El resto de la plaza esta formado por edificios nobles, de sillería, algunas existentes ya en el siglo XV y otras, como el actual ayuntamiento bastante más recientes en su construcción. Antiguos o modernos, todos forman el núcleo central de Cretas y son testimonio de su largo pasado histórico. [two_third]

Capilla de San Antonio de Padua

Una de las construcciones más características en los pueblos del Matarraña, son los portales Capilla, de los cuales, este dedicado a San Antonio de Padua en Cretas es posiblemente uno de los más representativos e interesantes. Como sucede en otras localidades, este portal es en realidad un resto de las antiguas murallas que circundaban la población hasta el siglo XVI. A mediados del siglo XVIII se le añade la función de Capilla, consagrándola en este caso a San Antonio de Padua, una figura muy reverenciada en la zona por su cualidad de patrón de las causas imposibles. A la capilla se accede por unas escaleras en uno de los laterales y la hornacina, hoy vacía, probablemente guardó en algún momento una figura del santo protector. La proximidad de la capilla de San Antonio con la Casa Turull (a pocos metros en la calle San Antonio) puede no deberse a la casualidad ya que según se dice fue Felicísimo Turull quien costea las obras de la capilla en agradecimiento al santo por no haber tenido percances en la construcción de los ocho grandes edificios que manda construir en el Cretas del siglo XVIII. [/two_third] [one_third last]

El portal de San Roque

“La capelleta de Sant Roc, lo qui no acudirá la peste li agarrará” Este sencillo estribillo, aun a día de hoy cantado por los niños de Cretas, puede remontarnos hasta los orígenes de la consagración de este antiguo portal de la muralla a la figura de San Roque. Como en otros lugares de la comarca, el poder de este santo es invocado como protección contra epidemias y enfermedades, especialmente la peste, que Cretas sufrió a lo largo del siglo XVII y que motivo la construcción de esta capilla y el “hospital” que ocupaba el mismo edificio. Se trataba en realidad de una especie de albergue para necesitados donde acudían los enfermos y los pobres, así como los heridos en tiempo de guerra y que se mantendría en funcionamiento hasta bien entrado el siglo XIX. Cabe resaltar, que hasta 1962, la columna que hoy en día se levanta en la plaza mayor estuvo situada a pocos metros de la capilla de San Roque en el exterior del antiguo recinto amurallado y donde hoy en día podemos contemplar el “monumento a la mujer” levantado en 1996.[/one_third]

Pinterest

Deja un comentario